Cómo disfrutar un buen vino en verano

Cómo disfrutar un buen vino en verano

Empezó el verano y la sensación térmica asciende. Para muchos esto implica ciertos cambios de hábitos. Por ejemplo, los menús son más ligeros y las carnes ceden su lugar a pescados, frutos de mar y ensaladas.

A la vez las copas se llenan con bebidas que refrescan el alma y ante esto el vino es víctima de falsos mitos que hacen que algunos lo dejen de lado por unos meses. ¿Pero quién dijo que en verano no se puede disfrutar de un buen vino? Con todos los estilos que existen es solo cuestión de saber elegir qué, cómo y cuándo beberlo. Aquí compartimos algunos consejos para disfrutar de los descorches de verano.

Nada mejor que un blanco frío. Pocas bebidas son mas refrescantes que una copa de vino blanco helada. Entre estos hay que buscar las cepas más refrescantes como Sauvignon Blanc, Pinot Grigio, Torrontés, Chenin o Semillón. Un dato revelador es servir por debajo de la medida recomendada, de este modo nunca pierde temperatura ya que se bebe rápido. Preferible servir varias veces a beber el vino caliente.

Para los tintos la clave es la temperatura. En los días calurosos es vital prestar atención a la temperatura de servicio del vino tinto. Muchas veces descorchado a “temperatura ambiente”, esta claro que si el termómetro marca 30 grados no debemos seguir esa recomendación. Según el estilo, los tintos deben servirse entre 13 y 18 grados. ¿Cómo conseguimos eso? Quince minutos de heladera alcanzan pero lo ideal es tenerlos en la frapera mientras acompañamos la comida.

Tintos de verano. Cepas como Pinot Noir, Garnacha, Trousseau y Syrah son ideales para los días de calor. Estos varietales siempre se recomienda servirlos refrescados y eso los convierte en compañeros perfectos de la gastronomía estival. Mientras que a la hora de los más clásicos, Cabernet, Malbec o Bonarda es ideal los más frescos, jóvenes y en lo posible sin paso por barrica.

Cocteles con vino. Desde el clásico clericó, una sangría o un coctel modernoso, todas son opciones válidas para aprovechar los sabores de una botella de tinto o blanco. Estas son dos recetas simples. Con un tinto: mezclar en una jarra con abundante hielo 5 partes de vino tinto, 3 partes de Gin, 2 partes de vermouth blanco seco, rodajas de cítricos y hojitas de menta. Servir en copón frío con hielo y rodaja de naranja. Para un blanco: también en jarra, mezclar 5 partes de vino blanco, 3 partes de almíbar o syrup y 2 partes de jugo de pomelo. Colarlo antes de servir en copa de vino blanco con cascarita de pomelo como decoración.

Rosados, el equilibrio ideal. En verano los fanáticos de los tintos se sienten algo perdidos. Saben que satisfacer su instinto puede desentonar con el clima o el menú. Para este público nada mejor que un rosado, vinos que hoy ofrecen una calidad indiscutible. Los hay de Malbec, Pinot Noir, Cabernet Franc y Syrah. Se deben servir fríos en copa de vino blanco y mantener en frapera para que no se pierdan su encanto.

Multimag Comments

We love comments
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *