Un estudio vincula el uso de pantallas con un desarrollo más deficiente en los niños

Un estudio vincula el uso de pantallas con un desarrollo más deficiente en los niños

El trabajo prueba que el tiempo frente a la pantalla puede tener secuelas para los más pequeños, y debe ser administrado.

Un estudio, publicado en la revista JAMA Pediatricss, encontró una relación directa entre el tiempo frente a una pantalla entre los 2 y 3 años y el desarrollo a los 3 y 5 años. El trabajo se llevó a cabo en Calgary, Alberta, Canada, analizando 2441 madres con niños pequeños entre los meses de octubre del 2011 y octubre del 2016.

“La mayor cantidad de tiempo frente a una pantalla a los dos y tres años de edad se asoció con el retraso de los niños en alcanzar distintos hitos del desarrollo a los tres y cinco años de edad, respectivamente”, explicó la psicóloga Sheri Madigan, quien llevó adelante la investigación en la Universidad de Calgary.

La Academia Americana de Pediatría recomienda límites en el uso de pantallas para niños de 2 a 5 años de edad a sólo una hora al día de programación de alta calidad.

“Este estudio muestra que, cuando se utiliza en exceso, el tiempo frente a la pantalla puede tener secuelas para el desarrollo de los niños. Los padres pueden pensar en las pantallas como lo hacen cuando dan comida chatarra a sus hijos: en dosis pequeñas está bien, pero en exceso tiene consecuencias”, afirmó.

Las pruebas de desarrollo analizan el progreso de los niños en cinco dominios clave: comunicación, habilidades motoras (gruesas y finas), resolución de problemas y habilidades sociales, basadas en una herramienta de evaluación llamada el Cuestionario de Edades y Etapas.

“Para medir la comunicación en un niño de tres años, por ejemplo, preguntamos si un niño puede formar una oración de cuatro palabras o identificar las partes más comunes del cuerpo”, explica Madigan. Y añade otros ejemplos, de las 30 pruebas realizadas: “Para las habilidades motoras, observamos si un niño puede ponerse a saltar en una pierna o poner cuentas en un hilo”, añade.

Los investigadores encontraron que un mayor tiempo de pantalla a los 24 meses se asoció con un peor rendimiento en las pruebas de evaluación del desarrollo a los 36 meses, y un mayor tiempo de pantalla a los 36 meses se asoció con puntuaciones más bajas en las pruebas de evaluación del desarrollo a los 60 meses.

“Cuando los niños pequeños están observando pantallas, pueden perder oportunidades importantes para practicar y dominar las habilidades interpersonales, motoras y de comunicación”, explica el estudio.

Sin embargo, entre las conclusiones advierten que “no está claro si un mayor tiempo frente a las pantallas predice puntuaciones más bajas en las pruebas de detección del desarrollo o si los niños con un desempeño deficiente en el desarrollo obtienen más tiempo frente a las pantallas como una forma de modular el comportamiento desafiante”. (Fuente: CNN / El País)

Multimag Comments

We love comments
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *